Me tomo el atrevimiento de meter esta pequeña nota para hablar sobre lo que le pasó ayer a Caro con la perdida de la cámara. La playa era enorme, la marea subía y la gente pasaba. Así y todo recuperó la cámara. Después de lo sucedido ya ni a ella le quedan dudas así que, lector querido, grite conmigo: ¡QUE CULO TENÉS MALET!

Deja una respuesta