Hola, soy Agustín. ¿Cómo están?

Vengo a actualizar este lindo espacio que tenemos un poco abandonado pero por buenas, buenísimas razones.

Como sabrán, y para el que no lo sabe se enterará ahora, conseguí un trabajo en una agencia de turismo de un compatriota el cual necesitaba ayuda para su sitio web y otras cosas más. No solo es mucho más relajado y pesado que trabajar en huertas (no es que me moleste, al contrario, me gusta el aire libre pero ya el cuerpo estaba pasando factura de tanto esfuerzo físico) sino que también nos permite ahorrar más y en lo personal me da la oportunidad de continuar la profesión que tenía en Argentina y además aprender cosas nuevas.

Este trabajo nos hizo mudarnos a Arrowtown, ciudad donde se encuentra mi oficina, y que Carola consiga un puesto de housekeeping (limpieza y orden de casas y/o hoteles) con un buen salario y cerquita mío. A su vez, al mudarnos, nos cansamos de buscar casas donde vivir sin éxito por lo cual estamos en un camping (los campings acá son increíbles) por lo cual la conexión a internet se nos dificulta un poco más.

Hablando un poco de nuestro nuevo barrio, esta ciudad tiene verde por donde vayas. Colinas, árboles, montañas, pasto, hasta las paredes son verdes (?). Hablando en serio, es la ciudad en la que más cómodos nos sentimos hasta ahora y eso que llevamos solo una semana. Y si encima se da algo (de lo que ya tendrán novedades) ni les cuento.

Toda esta introducción de cómo y dónde estamos es para contarles que, al menos en mi cabeza, no veo un futuro de vuelta en mi país. O al menos en Buenos Aires.  Pero bueno, hay que vivir el día a día y si nos preguntaban meses atrás dónde íbamos a estar, jamás nos hubiésemos imaginado con dos trabajos tranquilos, con buen sueldo y en una ciudad que genera ganas de quedarse a vivir. Pero ese, ese es otro cantar.

Deja una respuesta