Resumo rápidamente que Chile fue una mierda, no encontré a los chicos, la atención fue pésima, el aeropuerto es una cagada y no había wifi por ningún lado. No dormí en toda la noche y se me hizo eterna.

31 de diciembre: 13:11 hs en Bogotá

Al final anoche pude conseguir dos sillas juntas en el Aeropuerto de Chile, así que me tiré a intentar dormir. Por supuesto me despertaba cada media hora, se me hizo eterna la noche. A eso de las 4 y algo ya con la espalda pasándome factura me fui a caminar un poco, aproveché para hacer el checkin y me puse a conversar con una colombiana que hablaba más que yo. Típico mío, jamás le pregunté el nombre, ella tampoco, pero sé que es de Pereyra, de la zona del eje cafetero, que estuvo en Chile unos días, y que ahora se iba para Ecuador y después volvía a Madrid, donde vive actualmente. Agitada. Hablamos de comidas típicas de Colombia, nos reímos de un tipo que estaban dele llamarlo por altoparlante y tenía los auriculares puestos y jamás se percató hasta que alguien por casualidad le consultó si era él, me recomendó productos para unas uñas largas y fuertes (?) y algunas historias del ex marido que honestamente le entendí a medias.
Ya en el avión me tocó al lado de un tano que tampoco supe su nombre pero que me sacó charla. Un cincuenton que andaba de vacaciones, solo al parecer, no indagué mucho. Solo necesitaba dormir, por primera vez fui media anti a la hora de conversar. Por suerte este avión era mucho mejor así que comí, dormí, comí, dormí. Ahora llegué a Bogotá, de entrada en migraciones me preguntaron dónde iba a parar (que se yoooo), me dijo que si o si tenía que dejar esa información así que recordé el nombre de un hostel que me nombró Pau y listo. Después un poli me empezó a hacer demasiadas preguntas, contestaba asustada hasta que dijo: ¿Vas a recorrer sola o hay algún novio por ahí?. La seriedad se fue al tacho en ese preciso momento, y mis nervios también. Sigo con el problemita del wifi; apenas bajé fue impecable, pero ahora que me vine a otra parte del aeropuerto nada. Y no puedo encontrarme a la gentusa, así que espero poder verla a Sandri en Santa Marta. Espero, porque no se ni donde queda nuestro hostel.

Deja una respuesta