Con todo planeado para Nueva Zelanda, unos meses antes de Agosto decidí usar los puntos que había acumulado en la tarjeta de crédito y pese a que no eran tantos, supe que poniendo una diferencia de plata podíamos viajar a las Cataratas del Iguazú. Usé como excusa el cumple de Agus y sin dudarlo compré los vuelos para escaparnos una semana y monedas antes de irnos a Oceanía. Una enferma, sí.

Agus ya había estado en Cataratas pero se moría de ganas de volver, yo iba a debutar en uno de los lugares que más me deslumbraron de lo que llevo viajado por este planeta.


¿Cuánto tiempo? Cuatro días y tres noches

¿Dónde? Paramos en un hotel llamado Yreta II, a tres cuadras de la terminal de ómnibus y a 200 metros del centro de la ciudad y servicios. Del aeropuerto estaban a unos 20Km (aprox. 40 minutos). Pagamos por una habitación privada, con desayuno buffet, wifi, pileta (estaba en el Apart Hotel a una cuadra), ropa de cama, aire acondicionado, bla bla unos $520 la noche entre los dos (Agosto 2015, ojo)

¿Qué hicimos? El primer día llegamos a la tarde salimos a caminar por el centrito de Puerto Iguazú y descubrimos nuestra gran atracción favorita: una heladería genial “Via Venecia” (Av Misiones y Av Cordoba) que tenía sabores nuevos. Probamos la “Yerba mate” en helado y no, creemos que no es necesario (?) la guayaba que era una fiesta, y alguna que otra que ahora no recordamos, pero vayan y chequeen que no se van a arrepentir jaja. Frente a nuestro hotel había como una rotisería donde nos castigamos con comidas varias y baratas así que también recomendamos este lugar para ahorrarse unos pesitos. Nos fuimos a descansar temprano, al otro día se venía la primera visita a las Cataratas del lado argentino y el pronóstico pintaba de lo mejor 🙂

 

Se venía todo eso que veíamos por foto. Ansiedad por mil

 


El Segundo Día nos fuimos tempranito a la estación de ómnibus donde nos tomamos el micro que nos llevaba al Parque Nacional Iguazú (lado argentino). Simplemente preguntando van a encontrar el bus correcto, que tiene un servicio cada media hora. El primero era a las 7:30 am desde la Terminal y el último desde el Parque Nacional Iguazú alrededor de las 19 hs.

Datos del parque que recordamos + lo sacado del sitio oficial por si les da fiaca googlear jaja:

• El Parque Nacional Iguazú está abierto tooooodos los días del año
• La entrada solo se puede pagar en pesos argentinos, y en efectivo. Se pueden usar tarjetas de crédito y débito ADENTRO del parque pero no aplica ni para la entrada ni para el estacionamiento
• Tanto la venta de entradas como el ingreso al Parque Nacional estarán permitidos hasta las 16:30. El horario de permanencia dentro del Parque se extiende de 8:00 a 18:00
• Es necesaria la presentación del Documento de Identidad o Pasaporte en la boletería al momento de adquirir su entrada. Esto es porque los valores de la entrada dependen de si sos argentino, extranjero, jubilado, etc. Si volves un día más, te va a salir mitad de precio =)
• No está permitido el ingreso de drones, ni su telecomando dentro del Parque Nacional en toda su extensión (esto no lo sabíamos, lo acabamos de leer jaja)
• En el área del Portal de Acceso hay lockers disponibles con costo para guardar equipaje, como así también caniles para mascotas, cuyo ingreso al Parque no está permitido
• Recuerden que es una de las Maravillas del Mundo! Por eso si llevan su pasaporte pueden pedir que les pongan el sellito de las Cataratas (como hicimos nosotros en Machu Picchu). A una semana del viaje a Nueva Zelanda se imaginarán que no quisimos arriesgarnos a viajar con pasaporte jaja

Tarifas actualizadas a mayo del 2017

 

Bueno, ahora si. Qué decirles?!?!?! Nos tocó un hermoso día de sol y a medida que nos íbamos adentrando al Parque cada vez se ponía mejor! Hay que confesar que pese a que Agus me había advertido sobre los coatíes mi emoción era demasiada y al principio me re entusiasmaba cuando los veía, unas horas después no los bancaba mas a estos pobres animales desesperados por comida. Caminamos el Parque de punta a punta eligiendo entre las diferentes opciones de senderos que hay, nos tomamos el trencito interno, visitamos la magnífica Garganta del Diablo y pagamos la excursión para andar en botecito entre las cataratas y empaparnos chochos (si el clima y el dinero los acompañan háganlo!! no tiene desperdicio). Cuando nos quisimos acordar se nos había ido el día así que volvimos al hotel y nos fuimos en busca de una pizza, una cerveza y a la cama!

 

Una excursión que re contra vale la pena!

 

No nos podía haber tocado un día mas lindo para disfrutar! =)

 

El tercer día hicimos la parte brasilera de las Cataratas que está solo a media hora de Puerto Iguazú. Fuimos a la terminal de ómnibus de y nos tomamos el ómnibus internacional a Foz do Iguassu (Brasil) -servicios cada 30 min-. En el camino, nos hicieron bajar a todos los extranjeros para hacer los trámites de migración en la aduana de Brasil (no tiren el ticket del micro y no se olviden de llevar pasaporte o cédula si son del Mercosur). Finalmente llegamos y ya de entrada la vista de las Cataratas era imponente, ahí comprobamos que era real eso que decían que desde Brasil las ves y desde Argentina las vivis. El día estaba un poco ventoso así que cuando nos metimos por las pasarelas internas para estar un poco más cerca de las cataratas nuevamente terminamos empapados, por suerte con el calor que hace se disfruta. A este parque le dedicamos mucho menos tiempo así que después de un almuerzo refugiados de los coatíes nos volvimos al hotel. Como era nuestra última noche, optamos por ir a la parrilla “La Vitrina” y brindar por un nuevo destino conocido y todos los que se vienen por delante =)

 

La vista desde el lado brasilero

 

El cuarto día no hace falta no? Desayuno abundante, fiaca, descanso y regreso a Buenos Aires reteniendo en la retina este mágico lugar!

Deja una respuesta