Abro este sucucho que para algunos será novedad, para otros, los íntimos (?) que me leen por algún lugar no. 

Esta vez elegí compartir lo que vaya aconteciendo durante el viaje, que dicho sea de paso, no es un viaje más. Para contextualizar quiero aclarar que no hay nada que ame más en la vida que viajar, conocer culturas, lugares, gente, comidas, colores, sabores. Es por eso que casi siempre salgo con mochila en la espalda; considero que la comodidad y los lujos a veces pueden aislar un poco de eso que ando buscando. 

Hace unos meses, estando en Cuba, me convencí de que esto tenía que hacerlo. Hoy no les puedo hablar de tiempo, ni de lugares exactos, importa haber dado el paso más importante que es empezar. Si vuelvo pronto, juntaré de nuevo plata para ir a otro lugar, y así. Podrán no coincidir en objetivos de vida, pero esta es la mía y así quiero vivirla. 

Demasiada intro. En unos días les cuento cuando caiga un poquito más y mi mochila (que aún no compré) siga vacía.

Deja una respuesta