Oportunidad oportuna -literal-

Les debemos bocha de información y no es que nos hayamos colgado. Es que a veces somos un tanto supersticiosos y no queremos “quemar” las cosas, y hasta no tener todo cocinado preferimos no decir nada. Vamos desde el principio.

Cuando vivíamos todavía con Cheryl en Whakatane, Agus recibió el mensaje de una ex compañera de laburo de su ex ex trabajo comentándole que había conocido a un chico en Miami y que éste le había preguntado si conocía a alguien en Nueva Zelanda para laburar en diseño web en la agencia de un amigo suyo (sí, el enrosque es tal cual). Intercambio de contactos, y al toque Agus le envió un mail a un tal Bernardo (para nosotros hoy Berni) explicándole que tenía experiencia en la parte de marketing online y social media pero no en diseño. Éste nos pone en contacto con Candela, una de las chicas de ventas quien nos explicó un poco mas de qué iba la cosa (ahora va, no sean ansiosos ¿?). Ella, divina, habló con su jefe y unas semanas después, ya llegados al sur coordinamos un encuentro con él.

El lugar de encuentro era su oficina en Arrowtown, a 15 minutos de Queenstown. Un lugar que a primera vista nos enamoró por completo por la cantidad de verde y la onda colonial. Ahí conocimos a Ezequiel, quien junto a su mujer Cecilia llegaron a NZ hace casi 13 años como nosotros a trabajar de cualquier cosa (en esa época no era tan común como lo es hoy). Arrancaron lavando copas, de mozos, guías de turismo y con el tiempo fueron creando su propio emprendimiento. Si hay algo en lo que estamos seguros acá es que hay miles de oportunidades para explotar, hay que saber verlas nomás. Así fue que crearon su agencia de viajes dedicados exclusivamente a turistas de habla hispana (principalmente Sudamérica, México y España).

image

Después de dar vueltas por el pueblo, Ezequiel nos comentó que necesitaba un poco de orden en la web y alguien que lleve a cabo las ideas que siempre quedaban flotando en la nada. Armamos una propuesta de trabajo, la aceptó y propuso unas pocas horas al día de trabajo, al principio desde la ofi y después desde casa y reiteró que el trabajo era para una sola persona. Como los dos trabajamos en el tema y uno tiene mas fortalezas que el otro y viceversa en determinadas cuestiones, le aclaramos que no había inconveniente que pague por uno pero que trabajaríamos en equipo.

Y así comenzamos a trabajar de lo que tanto nos gusta y disfrutamos. Como por ahora el tema es limitado no podemos largar las malditas cerezas. Da igual. Si la ex compa de Agus no se hubiese encontrado con el amigo de Berni, quien labura en la agencia hace unos meses, si Agus hubiese preferido laburar en una agencia que le pagaban mucho mas en vez de quedarse en el Ministerio de Turismo, si Agus no hubiese pirado para sumarse a mi viaje.. bla. Las causalidades de la vida nos toparon con esto y hay que aprovecharlo.

Y miren si no lo aprovechamos… (la parte 2 se la dejo a mi novio)

image

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.