Día 46: Cusco, “Cambio de planes”

El día se sintetiza en más de 5 horas en Starbucks robando wifi, organizando nuestro futuro recorrido, y degustando lo que nos ofrecían. De ahí a la terminal, era hora de irse a Puno, pero los planes de repente pueden cambiar, y eso es lo mejor de cada viaje.

Mientras almorzábamos/merendábamos en la terminal y nos enterábamos que había un paro de mineros que no dejaban llegar los buses al sur, conocimos a una pareja de argentos de Torcuato que conocían a Román. Charla va charla viene, nos recomendaron montones de cosas para aprovechar en Bolivia.

Después de un rato de incertidumbre ante la duda de las mismas empresas para asegurarnos que llegaríamos a destino, nos miramos y debatimos: ¿Cuán necesario es ir a Puno? ¿Cuánta guita nos queda? ¿Qué nos asegura que el paro no dure más días y nos quedemos varados? ¿Vamos a Bolivia? Si. Sacamos pasajes a Copacabana decididos a hacer un recorrido escueto por el país vecino aprovechando el cambio y así de repente, nos fuimos despidiendo de Perú. Lo que no supimos era que el viaje, implicaría una nueva anécdota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.